Sistemas de asistencia a la conducción

Cada vez, la tecnología está más presente en nuestros días, y con la conducción no iba a ser menos. Esto lo podemos observar en los ADAS, siglas en inglés para referirse a los sistemas avanzados de asistencia al conductor. Seguro que ya habéis oído hablar de muchos de ellos, y es que hay algunos que incluso pasarán a ser obligatorios el próximo año en la fabricación de nuevos vehículos.

Hay expertos que dicen que es el paso anterior hacia la conducción autónoma.
Vamos a explicaros el funcionamiento de algunos y cómo hacen que la conducción sea más segura y sencilla.

ASISTENCIA EN PENDIENTE: Hace que el coche se quede frenado unos instantes al arrancar en pendiente para que no se vaya hacia atrás.

SEÑAL DE FRENADA DE EMERGENCIA: Avisa a otros conductores de una frenada brusca mediante el rápido parpadeo de las luces de freno al pisar este pedal de manera potente.

ALERTA DE SALIDA DE CARRIL: Al cruzar una línea blanca sin haberlo indicado previamente, algunos vehículos advierten al conductor y otros incluso corrigen la trayectoria por sí solos.

CONTROL DE ÁNGULO MUERTO: Avisa al conductor del vehículo que detrás suyo se halla otro vehículo que no puede ver a través de los espejos retrovisores debido a que se encuentra en el ángulo muerto.

ASISTENTE DE SALIDA MARCHA ATRÁS: Advierte de la presencia de vehículos detrás del coche cuando se va a salir marcha atrás, llegando incluso a actuar sobre los frenos para detenerlo en algunos casos.

CONTROL DE DESCENSO EN PENDIENTES: Actúa sobre los frenos para controlar la velocidad del vehículo en una pendiente prolongada.

MEDICIÓN DE LA DISTANCIA DE SEGURIDAD: Mide la distancia con el vehículo precedente, indicando si no es segura en caso de frenado de emergencia.

CONTROL DE CRUCERO ADAPTATIVO O INTELIGENTE: Adapta la velocidad del vehículo en función de una velocidad y distancia de seguridad prefijadas por el conductor.

RECONOCIMIENTO DE SEÑALES DE TRÁFICO: Muestra en una pantalla las señales de tráfico que afectan a la conducción en ese momento.

DETECTOR DE FATIGA: Analiza el comportamiento del conductor y la conducción, y si detecta fatiga, avisa a este de que debe parar a descansar.

SISTEMA DE ILUMINACIÓN ADAPTATIVA: Cambia de luces de carretera a de cruce y viceversa en función de las circunstancias en la vía y la presencia de otros vehículos.

ASISTENTE DE VISIÓN NOCTURNA: Permite detectar obstáculos en la vía aún sin luz en la misma.

ASISTENCIA DE APARCAMIENTO ASISTIDO: Cámaras, sensores, control sobre el freno y el acelerador…

Como veis, son sistemas que pueden sernos de gran ayuda a la hora de ir al volante, pero esto no quiere decir que podamos bajar la guardia. Cuando se conduce, los 5 sentidos tienen que rendir al 100%, haya o no ayudas. Al final, el conductor es el último responsable de todo lo que sucede en el vehículo durante la conducción y no es recomendable depositar demasiada confianza en las ayudas, pues estas también pueden fallar. Por eso, no debemos olvidar que la precaución y la anticipación siguen siendo las dos mejores cualidades a las que debemos acudir tener cuando estamos ‘en marcha’.

 

Comments are closed.